Extorsionan a una clínica simulando un abuso sexual

Un abogado, empleado de Fiscalía Federal; una mujer, su esposo y su padrastro fueron detenidos por el delito en el partido bonaerense de Morón.

Un abogado y empleado de una fiscalía especializada en delitos complejos de la Procuración General de la Nación fue detenido junto a otras tres personas acusado de pedirle cuatro millones de pesos a una clínica del partido bonaerense de Morón, para que no avance una denuncia por abuso sexual que había formulado una mujer contra uno de sus médicos.

Se trata de Ismael Augusto Genovese (39), quien según confirmaron a la Agencia Télam fuentes de la Procuración General, trabaja como escribiente en la Unidad Fiscal Especializada en Investigación Criminal Compleja, que dirige el fiscal José María Campagnoli, donde ya tenía abierto dos sumarios administrativos por irregularidades cometidas.

La detención de Genovese y otros tres acusados -dos hombres y una mujer- fue concretada en un operativo de entrega controlada de dinero en la clínica Agero, ubicada en la calle homónima al 1300 de Morón, en el oeste del conurbano.

El procedimiento fue ordenado por el fiscal Walter Leguisamo, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 de Morón, y concretado por efectivos de la comisaría 1 quienes con cofias, barbijos y camisolines, se disfrazaron de médicos e irrumpieron en una de las oficinas de la clínica cuando Genovese y el resto de los acusados recibían 170.000 pesos en efectivo dispuestos en fajos que parecían más dinero.

Todo comenzó el lunes pasado cuando una mujer de 25 años, a la que solo se la identificará por sus iniciales P.S.C., se presentó en la comisaría de la mujer de Morón para denunciar que había sido manoseada por un médico de nacionalidad boliviana en la clínica Agero.

Según el relato de la supuesta víctima, ella ya había ido a una consulta por un malestar y cuando regresó el lunes el médico le ordenó aplicarse una inyección de diclofenac y que regresara a su consultorio para que él le pudiera aliviar el dolor que sentía en el nervio ciático.

Durante esos masajes fue cuando, siempre según los dichos de la mujer, el profesional abusó de ella con un manoseo.

A raíz de esa denuncia, la UFI 2 de Morón dispuso notificar al médico denunciado de la formación de la causa por presunto abuso sexual simple, pero al día siguiente la apoderada de la clínica se presentó en la comisaría para hacer una contradenuncia relacionada a este hecho.

La abogada de la clínica afirmó que recibió un llamado de un hombre que se identificó como Ismael Genovese, que le dijo que era fiscal de la Procuración General de la Nación y que quería “arreglar en forma monetaria” el problema con “cuatro millones de pesos” y que no tenían más de 48 horas.

Hecha la denuncia por extorsión, el fiscal Leguizamón ordenó un operativo encubierto.

El Tribuno

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here