Un conductor ebrio mató a una joven madre y destruyó una casa

El siniestro vial se produjo la noche del domingo en el barrio Virgen de Urkupiña. La camioneta destruyó una casita de bloques y chapa e hirió a tres personas.

Un hombre que se encontraba supuestamente bajo los efectos del alcohol incrustó su camioneta VW Amarok de color negro contra las endebles paredes de bloques de cemento superpuestos, después de arrollar a una joven que se hallaba en el exterior de la vivienda, a quien le quitó la vida.

El dantesco espectáculo se produjo a las 22 del día domingo cuando Carina Valeria Flores, de 24 años y madre de dos niños, se hallaba sobre la vereda de la vivienda donde funcionaba una pequeña venta de pan y algunos comestibles.

Una testigo del hecho relató anoche a El Tribuno que en el interior de la vivienda se encontraban viendo televisión seis menores de edad, hijos de la propietaria, una mujer de 39 años, madre soltera, oriunda de Orán y de profesión vendedora ambulante.

Sus seis hijos sufrieron heridas tras el estruendoso choque, una explosión que aglutinó a casi todo el vecindario que no salía del asombro que la muerte solo se cobrara una vida.

Alejandra Marina relató anoche que “todos vinieron de inmediato y trataron de ayudar a Carina y a la mamá de los niños y que el chofer de la camioneta se encontraba confundido, ebrio”.

“En la camioneta vimos dinero en efectivo, bastante, y un cuchillo sierrita ensangrentado”, dijo al mujer.

Luego relató que desde entonces y hasta anoche solo los vecinos ayudaron a reconstruir el lugar con lonas y maderas, mientras esperan asistencia del Gobierno.

El siniestro vial se produjo en la zona sudeste y el conductor de la camioneta circulaba por avenida Santos Discépolo.

Por cuestiones aún no esclarecidas perdió el control del vehículo e impactó contra una vivienda.

Como resultado de su acción una joven mamá que se hallaba junto a su pareja falleció y dos menores que se encontraban en el interior del domicilio resultaron heridos.

El conductor quedó internado con consigna policial y será imputado.

En tanto, la fiscal penal 1 de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas en turno, Ana Inés Salinas Odorisio, investiga el hecho ocurrido en el asentamiento Virgen de Urkupiña.

En las primeras actuaciones consta que ingresaron varios llamados al Sistema de Emergencias 911 donde alertaban que una camioneta chocó contra una casa en inmediaciones de la rotonda del Parque Industrial.

Según testigos, la camioneta circulaba a alta velocidad por la avenida Santos Discépolo y al tomar la rotonda, perdió el control e ingresó a una vivienda, hiriendo a la mujer que se hallaba en la vereda comprando y a dos menores de edad.

La mujer de 24 años fue trasladada en ambulancia al hospital San Bernardo en código rojo donde finalmente falleció por politraumatismo grave. Los menores recibieron lesiones leves y también fueron asistidos.

En tanto, el conductor, un hombre de 72 años, quedó inconsciente dentro del vehículo.

Soltera con seis hijos

Flavia Sixta, la propietaria de la vivienda arrasada por una camioneta, tiene bajo su tutela a seis chicos, de 3, 4 y 12 es la edad de las niñas y 7, 14 y 1 año los varones.

Según una vecina, la fallecida había ido a ese lugar a comprar pan junto a su novio y al parecer estaba de espaldas cuando el vehículo prácticamente la arrasó.

A partir de ese momento todo fue confusión, hasta la llegada de la emergencia.

Ya con el paso de las horas se supo que la malograda Carina Flores había dejado dos niños pequeños de 3 y 7 años casi huérfanos.

Vecinos de Virgen de Urkupiña se presentaron a ayudar a la mujer, oriunda de Orán, quien vino a Salta en busca de mejor vida. Donde era la casa pusieron paredes de lona, chapa y cartón. La otra cara de la tragedia.

Fuente: El Tribuno

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here