Gran demanda de personas con diabetes para la vacuna.

Son el primer grupo de riesgo por fuera de los mayores de 60 años.

0
15

Los diabéticos insulinodependientes fueron el primer grupo de riesgo por fuera de los mayores de 60 y 70 años que pudieron acceder a la vacunación contra la COVID-19 en Salta.

Se calcula que en la provincia hay más de 14 mil personas con diabetes, de las cuales 1.500 requieren administrarse insulina.

Durante el primer día en el que se habilitaron los turnos se registró una gran demanda. «Se abrió el turnero, no había pasado ni una hora y ya habían pedido 240 turnos», destacó sorprendida Adriana Jure, jefa del Programa de Inmunización dependiente del Ministerio de Salud de la Provincia.

El servicio se habilitó para personas diabéticas del tipo 1 o 2 con requerimiento de insulina. «Pero también comenzaron a demandar turno quienes no requieren insulina», admitió Jure sobre la gran demanda del grupo.

Los diabéticos están entre los grupos de riesgo que se aprobaron recientemente para recibir la vacuna contra el SARS-

CoV-2. También se acaba de aprobar, según indicó Jure, para los enfermos de VIH y cirrosis, aunque hay otros grupos de riesgo que aún deben esperar para recibir la vacuna. «Para los oncológicos puros todavía no la tenemos aprobada, pero seguramente se lo hará», afirmó la funcionaria.

Más allá de que el grupo de riesgo no esté aún probado, si cumple la edad considerada también de riesgo, la persona puede vacunarse bajo este calificativo. «Si es, por ejemplo, mayor de 60 años, sí la podemos vacunar», aseveró la jefa del Programa de Inmunización, quien remarcó que las cosas son dinámicas porque «todos los días hay algo nuevo».

Llegaron vacunas

Ayer, durante el lanzamiento de la campaña antigripal en Villa Primavera, se dio a conocer que llegaron a Salta un lote de 2 mil primeras dosis de vacunas Sputnik V, aunque se indicó que no se puede precisar cuándo enviarían nuevas dosis. «Apenas llegan a Nación ya nos están comunicando. Cuando tengamos las próximas iremos anunciando», señaló Jure para bajar la ansiedad de la espera a la que están atados muchos con su preturno asignado.

En cuanto al promedio de espera, Jure aseveró que «son días». Y en caso de que transcurra mucho tiempo, pidió revisar los datos informados al sistema «Detrás de esta campaña hay máquinas y también personas. Pasó que por ejemplo a una persona no le llegaba el turno y era porque había dado mal su número de contacto», alertó.

La desinformación

Desde que el presidente Alberto Fernández contrajo coronavirus hasta la muerte del periodista Mauro Viale, en las últimas semanas se conocieron diferentes situaciones por las cuales muchos medios pusieron en duda la efectividad de la vacuna. Sobre esto Jure destacó: «No todo lo que se dice es verdad. Se debe hablar con evidencia. Algunas publicaciones pueden ir en detrimento de la salud de las personas y eso está mal, porque incluso puede llevar a que personas fallezcan por no hacer lo que todos sabemos que hay que hacer», advirtió.

Más allá de las noticias falsas, para Jure, el contexto es inédito y lo celebra. «Nunca imaginé que toda la comunidad estuviera hablando de vacunas, que estemos hablando de estudios en diferentes fases», destacó. Además, aseveró que incluso el interés por las vacunas llegó al personal de salud que antes no se empapaba mucho en el tema. «Dentro del personal de salud algunos esperaron a que haya algún tipo de información y evidencia para vacunarse. Hasta hoy hay personas que recién se están vacunan do», señaló la especialista.

Campaña antigripal

Ayer se lanzó la campaña oficial de vacunación antigripal desde Villa Primavera. Se suministrará en hospitales, centros de salud, postas sanitarias o mediante agentes sanitarios. Quienes pueden recibirla son niños de 6 meses a 2 años. “Si es el primer año que se vacunan deben recibir 2 dosis separadas con un mes de diferencia”, advirtió Adriana Jure, jefa del Programa de Inmunización. También está habilitada para adultos de más de 65 años, embarazadas en cualquier período de gestación y obesos mórbidos sin prescripción médica. Para enfermedades crónicas solo con prescripción médica con diagnóstico. 

Fuente: El Tribuno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here