En la tarde de ayer El Tribuno llegó hasta donde hallaron los restos de Constanza Gala Cancinos, que tenía 14 años cuando desapareció y a quien hoy llaman «Santiago» porque aseguran que es el nombre que se correspondía con su identidad de género autopercibida. Cómo fue su muerte, cuándo se produjo, por qué el desenlace se demoró cuatro años son algunos de los interrogantes que la sociedad espera que encuentren respuesta en ese lugar.

La zona está acordonada, tiene una consigna policial permanente y será preservada hasta el lunes, cuando se haría un rastrillaje de mayor dimensión, ya que algunas fuentes señalaron que solo se encontraron huesos mayores -un fémur y el cráneo-, además de prendas, calzado y otras pertenencias. También se habló de una soga.

Conocedores de la zona señalaron que es muy concurrida en verano, cuando incluso hay gente que se queda allí hasta altas horas de la noche. A priori, hay quienes ayer arriesgaban que los restos podrían haber sido «plantados» en el lugar.

La data de la muerte será una de las claves en la investigación final. Los restos de Gala fueron hallados después de cuatro años y 18 días de búsqueda. 

También indicaron que el ingreso a la escalinata y a la gruta, si bien se veía tapado de malezas, arbustos y pasto, es relativamente nuevo.

El hallazgo se produjo en la tarde del jueves y, a las pocas horas, desde el Ministerio Público informaron que las piezas dentales permitían confirmar que se trataba de la adolescente.

El Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF) realizó las primeras diligencias el jueves, y en la mañana del viernes se levantaron los restos óseos y distintos elementos, como una mochila, una soga, vestimenta y calzados.

La pericia odontológica terminó en pocas horas de confirmar que se trataba de Gala Cancinos. Luego el fiscal Penal Santiago López Soto explicó que quedaba en manos de la ciencia esclarecer dónde y cuándo se produjo la muerte, aunque advirtió que lo que se encontró está en avanzado estado de deterioro.

Del estado de los restos dependerán las posibilidades de determinar la data de muerte. Hasta ahora no se conoció demasiado respecto de ese punto.

Así planteadas las cosas, el hallazgo de los restos de Constanza Gala Cancinos, lejos de esclarecer los hechos, deja abiertos varios interrogantes.

Por tal motivo, para las primeras horas del lunes se espera un nuevo rastrillaje en el lugar. Se necesita hacer un trabajo más amplio que pueda llevar certeza acerca de lo que verdaderamente ocurrió en un sitio tan cercano a la ruta, prácticamente frente al río Wierna y casi pegado a un santuario que visitan de vez en cuando algunos fieles, incluso la persona que denunció el hallazgo el día jueves.

La última vez que Gala Cancinos salió de su casa fue el 16 de mayo de 2017, después del mediodía, luego de despedirse de su padre, Javier Cancinos, para dirigirse a una clase de gimnasia en el colegio Belgrano.

Se dijo por aquel entonces que el padre se ofreció a llevarla hasta la institución educativa, pero que Gala prefirió ir en colectivo.

En estos años se afirmó que había sido filmada por una cámara de seguridad del parque Bicentenario. También que un familiar directo la había visto en ese lugar.

A partir de entonces no hubo jamás indicios claros sobre el paradero de la adolescente. El paso del tiempo hacía cada vez más lejana la posibilidad de encontrarla con vida.

El día de su desaparición Gala no llegó al colegio ni se comunicó con ningún conocido.

Constanza Gala Cancinos tenía esa edad cuando desapreció el 16 de mayo de 2017. Era alumna del colegio Belgrano. Su caso, no está esclarecido aún. 

En la mañana de ayer, según una fuente, el padre de la adolescente visitó el lugar, llegó a caminar por las escalinatas y se detuvo allí unos minutos. Luego descendió apesadumbrado y se marchó sin decir palabra alguna.

En tanto, una mujer también se acercó y dejó unas rosas en medio del matorral. Con poca información oficial, las especulaciones sobre las líneas investigativas crecen y circulan por internet.

Con la aparición de los restos comenzó un nuevo capítulo en la historia, que solo podrá cerrarse cuando haya conclusiones certeras, definitivas y avaladas por la ciencia.

Rastrillado en 2019 

En junio del 2019 el Equipo de Búsqueda y Rescate, asistido por cadetes de la policía, personal militar y perros adiestrados rastrillaron predios de Lesser. Toda la búsqueda se centró sobre la ruta 28. Dos semanas más tarde, a finales de junio de 2019 el equipo multidisciplinario se dirigió a rastrillar en inmediaciones del río Wierna, por la ruta nacional 9.
Un año después, un hombre desmalezando un santuario, ubicado a metros de la ruta 9 y del camino de ingreso a una urbanización dio con parte de los restos de Gala. Ese lugar, según se desprende de las noticias y los mapas aportados para la prensa, ya había sido rastrillado.
 Fuente: El Tribuno

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here