El Poder Ejecutivo promulgó la ley que modifica el impuesto a los Bienes Personales aprobada por el Congreso y que la oposición intenta judicializar, tras sufrir un revés en el Senado. La nueva normativa comenzará a regir a partir del 1 de enero.

El decreto 904 publicado en el Boletín Oficial indica que se eleva de 2 millones a 6 millones de pesos el piso no imponible del impuesto de Bienes Personales e incrementa las alícuotas del tributo para los contribuyentes que sumen más de 100 millones y 300 millones.

Serán 131.000 contribuyentes dejarán de pagar el tributo por la implementación de estas modificaciones, según informó el Ministerio de Economía. Por esta razón, el titular de esa cartera, Martín Guzmán, consideró que se trata de una «medida equitativa que mejora el sistema tributario argentino».

La ley promulgada también prevé que la actualización de los montos que definen el piso de aplicación del impuesto se hará «anualmente por el coeficiente que surja de la variación anual del Índice de Precios al Consumidor Nivel General (IPC) que suministre el Instituto de Estadística y Censos, correspondiente al mes de octubre del año anterior al del ajuste respecto al mismo mes del año anterior».

En cuanto al incremento de las alícuotas, la ley establece que la alícuota para activos máximos pasa del 1,25 a 1,5 por ciento en los casos cuyos bienes sean iguales o superiores a los 100 millones de pesos, y de 1,25 a 1,75 por ciento para tenencias superiores a los 300 millones de pesos.

La norma también modifica las alícuotas para los bienes declarados que se encuentren en el exterior, con porcentajes que van del 0,70 al 2,25 por ciento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here