Gran preocupación en todo el sector agropecuario por la sequía que golpea fuertemente a todo el norte argentino, y para conocer más detalles de la situación Voces Críticas dialogó con Carlos Segón, Presidente de la Sociedad Rural salteña.

El Presidente de la Sociedad Rural salteña comentó: “Hubo una reunión con el Ministro Martín de los Ríos, yo no pude estar en la reunión porque estaba de viaje pero se reunieron con gente del sector, la situación es muy grave, estamos esperando de forma muy ansiosa las lluvias que han anunciado y que van a ser fundamentales porque ya la fecha de siembra óptimas ya pasaron, se sembró nada más que el 20 por ciento de lo que estaba previsto, sobre todo soja y maíz, y de ese 20 por ciento si no llueve en estos días se va a perder todo”.

Asimismo, Carlos Segón explicó que si no llueve en los próximos días la situación será gravísima: “Si llueve en estos días, las pérdidas van a ser de unas 400 mil toneladas, pero si no llueve las pérdidas son prácticamente totales. La emergencia agropecuaria no contempla cuando no se siembra, únicamente toma la pérdida de lo que se sembró, con lo cual si no se siembra no se puede pedir ningún beneficio. Y la emergencia es cuando uno tiene pérdidas de más del 50 por ciento, y el desastre es cuando las pérdidas son mayores al 80 por ciento. No podemos definir un panorama hasta que pase esta semana, sí en el sector ganadero ya se puede registrar una estimación de pérdidas de un 30 por ciento en lo que van a ser los porcentajes de preñez, subas en el índice de mortandad que lo normal es un 3 por ciento y seguramente va a un 8 o 9 por ciento porque hay casos con mortandad, y el sector ganadero para prever si esta situación sigue grave ya está despoblando los campos, se está vendiendo hacienda para aliviar la carga de los campos”.

Consultado respecto a si ésta es la única vez que se está viviendo esta sequía, Carlos Segón dijo: “Estas situaciones son cíclicas, algo parecido ya sucedió en el año 2012 y también se dio en los años 70, es como que cada 10 o 15 años se repiten alguna situación de éstas con distinto grado, con mayor o menor gravedad, pero está dentro de las variables que el sector agropecuario sabe que es factible que suceda. Las cuestiones climáticas están dentro de la normalidad, vienen de las diferentes temperaturas de las corrientes, conocidos como el efecto Niño, Niña o intermedio. Este año estaba pronosticado el efecto Niña, lo curioso es que la Niña trae lluvias para el norte del país y sequías para el sur, este año viene enrarecido con problemas climáticos en el 70 por ciento del país incluido Brasil, Paraguay y Bolivia”.

En otro orden, Carlos Segón sostuvo cuáles son las ayudas que desde el Estado se pueden otorgar: “Las pérdidas son inevitables cuando se producen estos fenómenos, ahora el Gobierno tiene que esperar a que llueva o no para declarar zona de desastre, estamos dentro de los parámetros normales. Ahora, una vez que el Gobierno de la Provincia declara zona de emergencia o desastre Departamento por Departamento, se presenta a nivel nacional donde hay una Comisión de Emergencias y Desastres Agropecuarios que tiene que aceptar esta decisión y cada productor debe realizar una declaración jurada manifestando cuáles son los daños de forma individual. Las ventajas de esto son la prórroga de vencimientos impositivos o de créditos bancarios hasta el término de la declaración de emergencia que normalmente son seis meses, con una tasa de interés que en el caso de la emergencia tiene subsidios del 25 por ciento y en el caso del desastre tiene un subsidio del 50 por ciento, es decir, son paliativos pero es una manera de ayudar. Yo entiendo que en algún momento, y se discutió varias veces durante varios años, la necesidad de crear un seguro nacional para la emergencia y el desastre para que el productor pueda recuperar parte de lo invertido, algo similar a lo que pasa con el granizo en el caso del tabaco”.

Finalmente, y en referencia a cuáles serían las posibles soluciones para combatir una sequía, Carlos Segón explicó: “Técnicamente la única alternativa es poder regar pero no todos los sectores tienen la posibilidad del riego y la inversión del riego es muy alta y a veces supera dos o tres veces el valor de la tierra, pero esa es la única forma de contrarrestar una sequía, en cualquiera de sus opciones”, concluyó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here