Tras el entendimiento del gobierno de Alberto Fernández con el Fondo Monetario Internacional (FMI), y la posterior renuncia de Máximo Kirchner a la presidencia del bloque del Frente de Todos en la Cámara de Diputados, el senador y ex gobernador de Salta, Juan Carlos Romero, analizó el escenario político-económico. 

En primer lugar, aclaró que el acuerdo con el Fondo fue apoyado por Juntos por el Cambio porque es bueno para el país. ”Se debe cumplir con las deudas que se toman. Este acuerdo es por cerca de un 14% del total. Es apenas una partecita, el resto es un problema que hay que resolverlo produciendo, creciendo, mejorando la economía, alentando la producción, el trabajo y no cobrando más impuestos», dijo.

Seguidamente, apuntó duramente contra el hijo de la actual vicepresidente y minimizó su figura política. «La renuncia del chico este no tiene ninguna importancia porque salvo su apellido no demostró ninguna utilidad al país. Solamente interpretar un quiebre en el Gobierno», expresó en FM Capital.

 «La renuncia de Máximo no tiene importancia, no ha demostrado utilidad alguna a la política ni al país» 

En este sentido, Romero centró su preocupación en la crisis institucional que atraviesa el país. «Este es un gobierno de dos cabezas y es monstruoso y siempre terminan mal. La renuncia del chico ese puede interpretarse como un quiebre que hasta puede hacer caer el gobierno, no por él, sino por la agenda desestabilizadora del Kircherismo», enfatizó 

Para finalizar, también arremetió contra la vicepresidenta y sostuvo que la agenda de Cristina Kirchner es la impunidad. “Lo demuestra la marcha contra la Corte, la postura contra el acuerdo con el FMI, es todo un combo y una gran irresponsabilidad que nos pone al país otra vez al borde del abismo», sostuvo. 

«Este es un gobierno de dos cabezas y es monstruoso y siempre terminan mal»

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here