Después de dos años, el Gobierno reconoció este jueves que «pierde la batalla» contra la inflación en alimentos frescos. Lo hizo el secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, en una entrevista radial al presentar el programa «Cortes Cuidados» con precios populares para 7 cortes de carne.  El funcionario cree que para marzo «se va a ver el efecto» de las medidas que está tomando sobre este rubro.

«Creo que hoy estamos perdiendo la batalla con los productos frescos. En la inflación de enero va a pegar mucho el tomate, la papa, y las verduras en general», reconoció el funcionario. Y anticipó: «la inflación de enero va a estar igual que diciembre»

El índice de Precios al Consumidor (IPC) del último mes de 2021 fue de 3,8%, pero las consultoras privadas proyectan 3,8% como un piso para enero, la mayoría apuntan a 4% y las más pesimistas a 4,5%.

«En las primeras dos semana de enero en nuestro relevamiento hubo un salto inflacionario que coincidió con la finalización del congelamiento de precios de Feletti y la actualización de Precios Cuidados con aumentos de entre 2% y 6%. La suba de alimentos dentro del hogar nos da 5,2%», dijo Milagros Suardi, economista de la consultora Eco Go.

«La inflación monopólica es la de góndolas y la inflación internacional, es la de frescos que eso requiere la herramienta del desacople«. El Secretario de Comercio justificó que la razón de la suba de precios en los alimentos frescos es la inflación internacional.

¿QUÉ MUESTRAN LOS DATOS?

 En diciembre de 2019 un kilo de asado valía $ 289,11 y en diciembre de 2021 $885,61. Significa una aumento del precio del asado en dos años de 306% frente a una inflación general del 105%. En primer lugar, de acuerdo a la evidencia en los últimos dos años se perdió la batalla contra los alimentos frescos. 

¿La principal causa es la suba de precios internacional? Mientras la inflación anualizada de 2021 fue del 51%, el precio del maíz en pesos el último año subió 37% y, el valor del trigo 34,7%.

«El importante atraso cambiario el año pasado hizo que cualquier suba de precios internacional quede amortiguada por el tipo de cambio local», señaló David Miazzo, jefe de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA). 

«Los precios internacionales no son la causa porque además de que los principales granos aumentaron menos que la inflación, el trigo solo representa el 13% del precio final del pan y el maíz el 11% del precio final de la carne y el 7% del precio final de la leche», agregó el economista.

¿QUÉ SE ESPERA PARA LA INFLACIÓN DE ALIMENTOS?

Gracias a los instrumentos regulatorios que acaba de lanzar el Gobierno como Precios Cuidados, el plan de precios populares para siete cortes de carne vacuna y una posible intervención en el Mercado Central, Feletti adelantó: «en alimentos estamos construyendo los instrumentos regulatorios y creo que en marzo se va a ver el efecto».

Sin embargo, los aumentos de precios ya anunciados como actualización de las cuotas de los colegios, aumento de salarios de empleadas domésticas, un 20% de tarifas y una aceleración del ritmo de devaluación del tipo de cambio oficial, no hacen parecer que para marzo los precios se vayan a estabilizar.

«Yo estimé un primer trimestre caliente porque quedaron muchos factores del año pasado que van a impactar, como el descongelamiento. Además, la altísima emisión monetaria de diciembre también se va a reflejar en los primeros meses», aportó Miazzo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here