El Gobierno del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, está considerando una propuesta de Chevron Corp para permitir que la petrolera estadounidense acepte y comercialice cargamentos de crudo venezolano para recuperar su deuda impaga, dijeron cuatro personas cercanas a las discusiones.

Los representantes de Chevron en los últimos meses mantuvieron al menos una reunión de alto nivel con diplomáticos estadounidenses junto con enviados de la oposición venezolana, según dos de las personas. Lo describieron como un hito en los esfuerzos de cabildeo de la compañía durante un año para obtener un cambio en su licencia para operar en Venezuela.

En el encuentro no se llegó a ninguna decisión, dijeron dos fuentes en Washington que se negaron a ser identificadas, y aún no está claro el cronograma para una revisión adicional.

Chevron quiere que Washington restablezca los privilegios comerciales que disfrutó durante un tiempo bajo el Gobierno del expresidente Donald Trump. A la compañía y a otros productores extranjeros se les permitió tomar y exportar petróleo venezolano para recuperar dividendos y deudas de empresas conjuntas con la petrolera estatal venezolana, PDVSA.

Ese arreglo, que hasta mediados de 2020 permitía a Chevron comercializar entre 1 y 2 millones de barriles mensuales de crudo venezolano, fue suspendido bajo la campaña de «máxima presión» de Trump al gobierno del presidente Nicolás Maduro.

La estrategia tuvo un gran impacto en los envíos de petróleo de Venezuela, pero recientemente no ha logrado impedir que el gobierno de Maduro reciba ingresos del petróleo, lo que permitió un rebote de las exportaciones.

«El Gobierno de Biden tiene cada vez más incentivos para aliviar las sanciones a Venezuela tras la estrategia fallida de Trump», dijo una de las personas familiarizadas con las reuniones. «Uno de los más importantes es traer algo a la mesa de negociación» con Maduro, dijo una de las fuentes.

Venezuela le debe cientos de millones de dólares a Chevron, la última gran petrolera estadounidense con personal en el país, de sus empresas conjuntas.

«Es una práctica habitual reunirse con funcionarios del gobierno de Estados Unidos para brindar perspectivas sobre temas energéticos importantes para la empresa», dijo el portavoz de Chevron, Ray Fohr, en respuesta a preguntas sobre el cabildeo de la empresa.

Chevron está «comprometida con la seguridad y el bienestar de nuestros empleados y sus familias, la integridad de los activos de nuestra empresa conjunta y los programas sociales y humanitarios de la empresa», agregó.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos se negó a comentar sobre el tema. Un portavoz del Departamento de Estado estadounidense dijo que el gobierno «no anticipa acciones de sanciones».

Las sanciones, dijo el funcionario, «niegan los flujos de ingresos del régimen de Maduro que financian la represión y llenan los bolsillos de los funcionarios del régimen, así como también protegen el sistema financiero estadounidense de la exposición a flujos financieros corruptos e ilícitos».

El Ministerio de Petróleo de Venezuela y PDVSA no respondieron a solicitudes de comentarios.

OBSTÁCULOS POLÍTICOS

Permitir que algunos cargamentos de petróleo se muevan bajo las sanciones de Estados Unidos podría indicar flexibilidad hacia Venezuela. Aflojar las restricciones para beneficiar a una de las principales compañías petroleras, lo que podría impulsar los empleos en Estados Unidos, es menos probable que enfrente una reacción violenta de los republicanos, dijo una de las personas.

El Gobierno de Biden también ha estado buscando formas de alentar a Maduro a volver a las conversaciones con la oposición venezolana, que no ofrezcan grandes concesiones de las que su gobierno se beneficie.

El líder de la oposición venezolana, Juan Guaidó, quien ha pedido repetidamente reiniciar las negociaciones políticas con Maduro luego de que fueran suspendidas en octubre, dijo el mes pasado que la oferta de Estados Unidos de aliviar las sanciones «no es indefinida», pero que podría revertirse si se retoman los diálogos.

Un nuevo acuerdo para Chevron también podría mejorar los lazos con India, cuyas refinerías en el pasado se encontraban entre los principales receptores de petróleo venezolano, suministrado por firmas autorizadas por Estados Unidos.

Pero, antes de las elecciones de noviembre que podrían determinar si los demócratas de Biden retienen el control del Congreso estadounidense, algunos asesores desconfían de las medidas que podrían verse como un socavamiento de las duras sanciones contra Venezuela, especialmente en Florida, hogar de una gran población del exilio cubano-estadounidense y venezolano.

Otros asesores han dicho que son reacios a aliviar las medidas punitivas importantes, a menos que Maduro primero dé pasos concretos hacia elecciones democráticas.

SIN DILUYENTES

Si Estados Unidos decide no cambiar los términos de la licencia de Chevron, aún podría otorgar una exención a las restricciones de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por su sigla en inglés) del Tesoro de Estados Unidos para permitir ciertas exportaciones de petróleo, dijeron las personas.

La mayoría de los intercambios relacionados con Venezuela permitidos por Estados Unidos desde 2019 se han realizado a través de intercambios de petróleo por combustible que aseguraron que el crudo venezolano no pudiera revenderse y que ningún pago en efectivo llegara al gobierno de Maduro o a PDVSA.

Algunos funcionarios de Biden se han opuesto rotundamente a esos canjes u otros acuerdos que podrían beneficiar a PDVSA al suministrarle los combustibles y diluyentes necesarios para ayudarla a aumentar las exportaciones de petróleo.

Además de Chevron, las petroleras europeas y asiáticas con presencia en Venezuela también han presionado a Washington para comercializar petróleo venezolano, según las fuentes.

«Si se renueva la licencia de Chevron, eso generará un efecto cascada en el cabildeo de otras empresas», dijo una de las personas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here