El secretario general de La Cámpora, Andrés «Cuervo» Larroque, lanzó una dura crítica al Gobierno por «el silencia y la parsimonia» frente al ataque al despacho de la vicepresidenta, Cristina Kirchner.

«Aturden el silencio y la parsimonia del Gobierno frente al ataque al despacho de la vicepresidenta», subrayó el ministro de Desarrollo de la Comunidad bonaerense.

El cuestionamiento del referente camporista se dio ante la falta de un rechazo contundente por parte del presidente Alberto Fernández y sus funcionarios al ataque a pedradas que sufrió el despacho de la exjefa de Estado durante la movilización contra el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional.

El mandatario no se refirió al respecto en redes sociales, aunque fuentes oficiales indicaron a la agencia NA que se comunicó por WhatsApp con Cristina Kirchner para solidarizarse ante el hecho de vandalismo y remarcarle que buscarán a los agresores.

Las piedras arrojadas por manifestantes durante la marcha contra el acuerdo con el Fondo impactaron en el despacho de la titular del Senado, provocando destrozos en el interior de las oficinas. Al tomar conocimiento de lo sucedido, el jefe de Estado se comunicó con la vicepresidenta y le manifestó su preocupación por las agresiones en las instalaciones.

«Se está tratando identificar a los responsables de la agresión», contaron fuentes oficiales de Casa de Gobierno.

Los agresores, que rompieron parte del pavimento para lanzar proyectiles, también arrojaron bombas de pintura y quemaron gomas en las puertas del Congreso. Uno de ellos, incluso hizo estallar una bomba molotov ocasionando quemaduras en uno de los efectivos policiales. 

Desde el Frente de Todos se encargaron de dejar en claro que desde su espacio político se encuentran reticentes a sesionar en el Congreso con vallado en el exterior. «Ni (Sergio) Massa, ni Cristina (Kirchner) quieren eso», aseguraron desde el entorno.

“Otra vez… inmensa pena”, escribió la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner para referirse a los incidentes del jueves por la tarde frente al Congreso. “Paradójicamente fue mi despacho el que atacaron”, remarcó antes de recordar que durante sus dos mandatos al frente del Ejecutivo fue “quien mantuvo fuera del país al FMI”. “Paradójicamente, o intencionalmente”, se permitió dudar. El episodio fue repudiado por el bloque de diputados del Frente de Todos, que consideró que “estos hechos no pueden permitirse en la democracia argentina”, y por la Corriente Nacional de la Militancia, que llamó la atención sobre las piedras “específicamente arrojadas contras las ventanas de una oficina que a priori no estaba entre las más visibles”. También por diferentes organismos de derechos humanos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here