Sigue la polémica por el funcionamiento a medias del Observatorio de Violencia Contra las Mujeres de Salta, que actualmente solo tiene a tres de las seis directoras ordenadas por ley.

Una de las que no asumió aún es la representante de los organizaciones feministas, que ya fue elegida pero hace años no puede ejercer.

Se trata de Irene Cari, que ganó el concurso en 2019 y todavía no pudo formar parte del directorio. Uno de los motivos de esa demora es la impugnación que se presentó en contra de Cari, algo que la Corte de Justicia salteña desestimó este año. Sin embargo, todo sigue igual.

“El fallo salió el 26 de mayo de este año. Recién en septiembre me entregaron el fallo certificado y se ingresó vía administrativa con todos los requisitos que solicitaron y hasta ahora no tengo ninguna respuesta”, dijo Cari este jueves.

En FM Pacífico, la dirigente social consideró que en el Observatorio «los trabajos de los movimientos de mujeres están ausentes hace tres años».

«Tendríamos que haber estado trabajando todo este tiempo, pero así es la Justicia. Evidentemente la vida de las mujeres vale tan poco que no se puede invertir ni el tiempo de la Justicia», expresó.

«Me dijeron que hay que tener paciencia pero ya pasaron tres años, cuánto más hay que esperar”, completó Cari.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here