La producción ganadera muestra hoy dos caras contrapuestas. Mientras las exportaciones «vuelan» y trepan hasta alcanzar volúmenes récord, la producción y faena se desploman, y el consumo interno es el más bajo en el último siglo.

Es un fenómeno que se viene dando en los últimos meses pero en abril parece haberse profundizado. 

Un informe de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y derivados de la República Argentina (CICCRA), asegura que la faena «fue 4,9% inferior a la faena de marzo y 18,5% menor a la de abril de 2020«.

En este contexto, el consumo per cápita «fue el menor de los últimos 100 años, llegando a 45,2 kg/hab/año equivalentes».

Para llegar a este punto se conjugan varios factores. Inciden cuestiones de mercado como la recría en pasturas en lugar de feedlot, producto de la fuerte suba del precio de los granos, que determina a la postre una menor oferta de animales, pero también la inflación, la caída del poder adquisitivo y hasta el desempleo, que alejan a los consumidores de las carnicerías, aseguran fuentes del sector.

También hay que considerar la incertidumbre que hoy tienen los productores y otros actores de la cadena de valor, a partir de medidas tomadas por el Gobierno, orientadas a controlar los precios, previendo bajar la inflación de ese modo.

Desde CICCRA recordaron los «intentos de intimidación a nuestro sector de ganados y carnes por parte de la actual administración» en las últimas semanas. 

También deslizaron que la demora en publicar los datos de faena, que la Dirección Nacional de Control Comercial Agropecuario publicada habitualmente los primeros tres días del mes, podrían responder a la fuerte caída del consumo de carne vacuna en abril, una mala noticia en la previa del proceso electoral.

Sobre la falta de datos oficiales de faena, Miguel Schiariti, presidente de CICCRA, dijo que «seguramente el nuevo director de Control Comercial Agropecuario no quiere que se ponga en evidencia cómo ha caído el consumo per cápita en abril, que ha llegado al menor número de la historia del consumo de carne en la Argentina».

«Seguramente el nuevo director de Control Comercial Agropecuario no quiere que se ponga en evidencia cómo ha caído el consumo per cápita en abril, que llegó al menor número de la historia del consumo de carne en Argentina», dijo Miguel Schiariti, titular de CICCRA

Según datos de CICCRA, en abril se habrían faenado 1.073.000 cabezas de ganado, arrojando como resultado una contracción de 4,9% respecto de la faena de marzo y una caída del 18,5% en relación a abril de 2020

La faena de hembras, en tanto, se ubicó en 45,6%, un indicador relativamente estable y que no pone en juego la salud del rodeo.

De allí surge que el consumo aparente por habitante «habría llegado a 45,2 kg/año, un nivel 12,0% inferior al de un año atrás». Schiariti tildó este resultado de «una vergüenza» para un país como Argentina.

Y envió un tiro por elevación a los funcionarios de la Secretaría de Comercio Interior que acusan a la cadena de valor por el alza del precio de la carne en las góndolas. 

«A pesar de las cosas que dicen del precio minorista, tenemos que ver que en el último año la hacienda aumentó el 95%, la carne aumentó el 61%, por lo que hubo «una absorción» por parte de la industria y las carnicerías de 34 puntos porcentuales.

Fuente: Cronista

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here