El ejército de Estados Unidos contraatacó al grupo Estado Islámico, bombardeando a un miembro del EI en Afganistán. El ataque aéreo se produjo en represalia por un devastador atentado suicida reivindicado por el grupo extremista, que mató a 169 afganos y 13 militares estadounidense en el aeropuerto de Kabul el jueves.

El presidente Joe Biden había dicho el jueves que los perpetradores del ataque no pueden esconderse y prometió devolver el golpe a la filial afgana del grupo Estado Islámico. “Los perseguiremos y los haremos pagar’’, advirtió.

El Comando Central estadounidense dijo que Estados Unidos llevó a cabo un ataque con drones contra un miembro del Estado Islámico en Nangahar que se cree que está involucrado en la planificación de ataques contra Estados Unidos en Kabul.

“El ataque aéreo no tripulado se produjo en la provincia afgana de Nangahar. Los primeros indicios apuntan a que hemos matado al objetivo”, dijo el capitán Bill Urban, del Comando Central. ”No sabemos de ninguna víctima civil”, añadió en un comunicado.

No fue informado si ese individuo estuvo involucrado específicamente en la explosión suicida del jueves frente a las puertas del aeropuerto de Kabul, donde multitudes de afganos estaban tratando desesperadamente de entrar como parte de la evacuación emprendida después de la rápida toma del poder por parte del Talibán.

Los líderes del Pentágono dijeron a periodistas este viernes que estaban preparados para cualquier acción de represalia que el presidente ordenara. “Tenemos opciones en este momento’’, había advertido el mayor general Hank Taylor, del Estado Mayor Conjunto del Pentágono.

Fuente: El Tribuno

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here