Fue en la sede de UTHGRA el viernes pasado en un panel que compartió con el director de CUARTO, Daniel Avalos, la socióloga y directora del Observatorio de Violencia contra las Mujeres, Ana Pérez Declercq, y el periodista y docente universitario Franco Hessling. Todos fueron convocados para hablar de las tareas políticas ante el avance de la denominada ultra derecha también en el país y que se personaliza por estos días en figuras como Javier Milei o José Luis Espert.

“Apelan a un discurso que busca explotar las emociones negativas de la población en un momento de crisis evidente tras años de gobierno liberal y una pandemia con consecuencias terribles en todo el mundo. En esa situación explicar ‘El Capital’ de Marx puede tomar cuatro años, mientras que inocular odio toma 20 minutos” destacó el orador que en su condición de economista orientó su alocución en cómo continuar con la reactivación que las estadísticas dejan ver aunque todavía son insuficientes para resolver los problema en los que están inmersos millones de argentinos.

En ese punto, habló de varios movimientos necesarios que combinados exitosamente acercan al objetivo en un país en donde la distribución de la riqueza suele estar menos naturalizada que en otros que combinan ese sentido común con una mayor diversificación de la matriz productiva. “El caso noruego es un ejemplo. Un país en donde la noción de distribución de la riqueza tiene peso, aunque durante años sólo vivían de la explotación del salmón. Luego descubrieron petróleo [fines de los 60 y principios de los 70 del siglo XX] y desarrollaron toda una serie de industrias y venta de servicios a partir de un ‘encadenamiento para atrás’ que en provincias como la nuestra debería aplicarse a la explotación de un recurso como el litio” destacó.

El concepto fue desarrollado en el libro “Salta Productiva” que el propio Emiliano Estrada publicó hace un par de meses. Allí destacó cómo el mundo entero considera a nuestro país como uno de los poseedores del recurso natural estrella ante el auge de las energías renovables que requiere del mineral para la producción de baterías eléctricas. Recurso que concentran las provincias de Salta, Jujuy y Catamarca.

En el capítulo del trabajo al que Estrada tituló “Caracterización Socioeconómica y productiva”, el economista resalta que las baterías de litio pueden cumplir un rol fundamental en la medida que se logre avanzar en mejoras en la relación capacidad de almacenamiento/costo de producción, para lo cual se requiere investigación e inversión; para luego explicar en qué consiste un “encadenamiento hacia atrás” de la minería.

Al respecto, el libro indica que la modalidad “permite desarrollar una cadena de proveedores de bienes y servicios del sector minero que permitan generar desarrollo en las provincias de Jujuy, Salta y Catamarca, basado en el crecimiento de PyMES que generen empleo calificado y riqueza en estas provincias con atrasos importantes en lo que respecta al sector privado. La apropiación local de estos servicios tiene efectos positivos en todas las ramas de la economía producto de sueldos promedio por encima de la media que permite mejorar el poder adquisitivo local que se traduce en el sector de comercio y servicios locales. Por su parte, la generación de riqueza de empresas locales tiene impactos directos en la recaudación provincial y en sectores atractivos para la inversión como es la construcción, volviendo a regenerar el círculo virtuoso y el multiplicador de la inversión”, sentencia el escrito.

Fuente: Cuarto.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here