La Municipalidad de la ciudad de Salta tiene previsto un presupuesto para el ejercicio 2022 que asciende a más de 14 mil millones de pesos, lo que marca un incremento del 40,3 por ciento con respecto al de este año. Del total está previsto que unos 2.100 millones irán para obra pública.

En tanto que la Unidad Tributaria, que es la que se utiliza para fijar el valor de las distintas tasas municipales que pagan los contribuyentes, pasaría de 22,88 a 33,63 pesos, marcando un incremento del 47%.

Las precisiones del nuevo proyecto de ordenanza fueron detalladas por funcionarios del Ejecutivo municipal, encabezados por el secretario de Economía y Hacienda, Daniel Amador, a los concejales en un plenario que se hizo este viernes en el Concejo Deliberante.

Amador manifestó que “se ha trabajado de forma responsable para lograr un equilibrio racional de la aplicación del recurso y el gasto”, y que tomaron los mismos parámetros de Nación y Provincia al momento de hacer las previsiones, en cuanto a una inflación del 33% anual y el crecimiento del 5% del PBI.

La municipalidad calcula que el 41,2% de los $14.367.805.775 saldrán de la recaudación; un 17,5 por ciento lo aportará la Provincia y el 41,2 por ciento restante será de fondos que llegan desde Nación.

Los recursos corrientes serán de 13.462,2 millones, mientras que los gastos corrientes serán de 11.940,5 millones, lo que da un superávit primario de 1.521 millones, “los cuales nos sirven para ser aplicados a obras públicas», indicó Amador.

De los gastos previstos el 42,1% está destinado al personal; el 32,9%, a servicios no personales; un 14,7 %, a construcción, un 5,2%, a bienes de consumo y un 2,9%, a transferencias.

Uno de los puntos que más interesó a los concejales fue el relacionado a la obra pública, para la que se adjudicará un monto de 2.109.276.066,64, de los cuales el 57,1% son recursos municipales y el 42,9% restante de Nación.

En el detallado del plan de Obras, se prevé realizar tareas vinculadas a pavimentación, construcción de cordón cuneta; badenes de hormigón; bacheo; dársenas de hormigón; sistema de desagües pluviales; obras eléctricas, civiles y de arquitectura; señalización y seguridad vial y las previstas en el presupuesto participativo.

Las partidas que llegan desde Nación están ejecutadas mediante los Programas de Barrios Populares, Argentina Hace II y a la puesta en valor del natatorio Juan Domingo Perón.

Los legisladores municipales solicitaron conocer si aquellas obras aprobadas por el Cuerpo en respuesta a pedidos planteados por vecinos fueron contempladas, y solicitaron que de no ser así se las puedan incorporar en la redacción final de la propuesta.

Por otra parte, en materia de tránsito, los ediles recalcaron la importancia de conocer en detalle el plan de semaforización elaborado por el DEM como así también los fondos que se destinarán para la adquisición de alcoholímetros. También indagaron acerca del gasto social que se tiene previsto, tanto en lo referido al monto como a las características del mismo.

A partir de esos ejes planteados acordaron volver a reunirse el martes, en una reunión en la que los funcionarios de esas áreas detallarán estas cuestiones.

Readecuación de la Unidad Tributaria

Todos los años el punto de mayor conflicto entre concejales de la oposición y el Ejecutivo municipal radica en el valor de la Unidad Tributaria, porque a partir de ese número se desprende cuanto deberán pagar los vecinos por cada una de las tasas municipales.

En esta oportunidad fue el director de la Agencia de Recaudación Municipal, Alejandro Levín, el encargado de detallar que para 2022 la UT estará en $33,63 lo que significa una readecuación del 47%. Además, se contemplan dos readecuaciones de un 4% durante el año. En el 2021 el incremento de la UT autorizado fue de 33,8%, al pasar del $17,10 al $22,88 actual.

El funcionario defendió este porcentaje argumentando que se tomaron datos de inflación relevados por INDEC para el NOA e IPC Congreso, y los últimos doce meses fue del 50,4%. Mientras que otro punto de referencia para leer este dato, es el Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM), que difunde el Banco Central (BCRA) que para el 2022 estima una inflación de 48,9%.

Por lo que indicó que la nueva readecuación se encuentra por debajo de las previsiones de inflación, pero que además “esta readecuación busca recomponer los valores tributarios que se depreciaron desde diciembre del 2020, por la inflación anualizada que rondó el 51%”.

También precisó que “hay que tener en cuenta que en este tiempo la Municipalidad fue otorgando aumentos salariales escalonados con los respectivos bonos, que se afrontaron con recursos propios. Vamos a tratar de recomponer estos valores, con vistas a las erogaciones de capital y corrientes que tiene que afrontar la Municipalidad”.

Al momento de ejemplificar con datos concretos, indicaron que con el nuevo valor de la UT, por ejemplo, el Impuesto Inmobiliario que hoy se paga en barrios como Parque Belgrano, Ciudad del Milagro, El Tribuno, San Antonio o Miguel Araoz pasaría de $238 mensuales a pesos a $360 pesos, una diferencia de $112 pesos.

En cuanto a los valores para los comercios, uno de Categoría B, que contiene al 90 por ciento de los comerciantes, con el nuevo valor propuesto pagaría una diferencia mensual de $268 pesos. El mismo ejercicio hicieron para el impuesto automotor y señalaron que una Ford Ecosport que hoy paga $ 623,33, en el 2022 pagaría $ 825,82.

El 90% de la recaudación municipal está contenida en cuatro tributos: Impuestos Inmobiliario, Tasa General de Inmuebles, Impuesto Automotor y TISSH.

Simplificación Tributaria Municipal

Conjuntamente con el Proyecto de Presupuesto Municipal, la Municipalidad ingresó una iniciativa para aprobar un nuevo Código Tributario Municipal, que contempla la reducción de los tributos municipales que pasarán de los 32 actuales a 21.

“Estamos adecuando, reordenando y sobre todo simplificando los aspectos tributarios en la Municipalidad de Salta. Queremos generar certezas jurídicas con respecto de los tributos que recauda el municipio para evitar omisiones, superposiciones de los mismos. Queremos una comuna ordenada y transparente que no genere presión fiscal”, indicó Levin.

Los 11 tributos que se eliminarían son: Contribución que incide sobre mercados, Contribución que incide sobre los mataderos, Tasa por servicios de protección sanitaria, Tasa de inspección Sanitaria e Higiénica de Productos y Animales, Contribución que incide sobre los contratos de obras públicas, Contribución que incide sobre rifas y otros juegos de azar, Extracción de tierras y áridos, Tasa ambiental por generación de residuos, áridos y afines, Contribución Fondo Fortalecimiento Gestión Ambiental, Tasa por contribución de envases no retornables y afines y la Tasa de contribución y registración. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here