El primer ministro inglés, Boris Jhonson, envió en las últimas horas un saludo navideño a los habitantes de las Islas Malvinas. No obstante, sus palabras tomaron un visible tono político cuando el funcionario aprovechó la ocasión para deslizar una suerte de “chicana” contra Argentina, reivindicando la “soberanía inviolable” sobre el archipiélago.

Inicialmente, Jhonson felicitó a los kelpers por su “gestión exitosa” de la pandemia y el nítido avance de su campaña de vacunación, por medio de la cual ya el 97% de la población logró su inoculación completa en un “tiempo récord”. “Esa es una de las tasas de vacunación más altas del mundo y es algo de lo que todos pueden estar muy orgullosos”, expresó orgulloso.

Luego de esto, el primer ministro expresó su intención de que en el 2022 las islas “puedan reabrirse plenamente al turismo, los vuelos comerciales a Sudamérica puedan volver a ponerse en marcha y su gobierno recién elegido pueda avanzar con el trabajo para el que fue elegido”.

Tras marcar las distancias y enviar sus salutaciones navideñas a los pobladores de las islas, recordó el conflicto bélico contra Argentina por la soberanía de ese territorio, el cual aconteció hace ya 40 años y agregó: “Será un año en el que todos podríamos recordar la liberación de nuestras islas”.

«En las cuatro décadas que sucedieron, muchas cosas cambiaron en el mundo. Hay una cosa que permanece absolutamente inalterada: el compromiso del Reino Unido con las Islas Malvinas y su pueblo”, enfatizó seguidamente. El comunicado fue difundido a través del medio de comunicación Penguin News y recibió el título de “Las Islas Malvinas son parte de la gran familia británica».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here