Se habló del acuerdo con el FMI, del impacto de la inflación y de la recuperación económica. Pero con un dato alarmante de 100.000 nuevos contagios de Covid en un día en la Argentina como telón de fondo, los empresarios y sindicalistas que se reunieron ayer con el gobierno plantearon un tema de suma preocupación y necesidad actual: la idea de imponer un pase sanitario laboral obligatorio para evitar que las cadenas de producción se frenen.Hacia el final del encuentro en el Ministerio de Economía que lidera Martín Guzmán, la ministra de Salud, Carla Vizzotti, se comprometió a analizar el reclamo unificado de gremialistas y empresarios de pedir un pase sanitario obligatorio en las empresas para que aquellos trabajadores que no estén vacunados aún no puedan ingresar a sus puestos de trabajo.

Según pudo reconstruir El Cronista de los diferentes actores que integraron la mesa de trabajo, el gobierno aún no quiere fijar restricciones o pases sanitarios obligatorios en ámbitos laborales ya que entienden que eso debe quedar a criterio de cada provincia de acuerdo a los niveles de contagio que vayan apareciendo.

No obstante, Vizzotti acordó con los gremialistas y empresarios que la semana que viene se volverá a tratar el tema específicamente. Se mencionó la decisión del gobierno de conformar una Mesa de Trabajo específica por el avance del Coivid con empresarios y gremios.

La jefa de la Unidad ministerial de Salud, Sonia Tarragona, explicó a El Cronista que «la decisión de las medidas adicionales a las que se recomienda desde la Nación las establecen gobernadores y gobernadoras conforme a la situación epidemiológica de las provincias» y aclaró que por ahora el Ministerio a cargo de Vizzotti «no está evaluando» imponer un pase sanitario laboral obligatorio.

Desde el Ministerio de Trabajo que conduce Claudio Moroni también explicaron que hasta ahora no hay no hay ninguna medida tomada al respecto. Pero el reclamo puntual y alarmante de empresarios y sindicalistas por la gravedad de niveles de contagio en ascenso en los ámbitos laborales ya quedó presentado al gobierno.

«La gravedad de los casos en aumento de contagiados de Covid impone que en las empresas se exija un pase sanitario obligatorio. Aquel que no esté vacunado que se quede en la casa y no entra al puesto laboral. De esa manera, se evitarán contagios todos el tiempo», dijo a El Cronista el gremialista de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), Antonio Caló.

Caló explicó con preocupación la multiplicación de casos de Covid que se están viendo en sanatorios, empresas y en el ámbito del sector turístico. «La economía se va a paralizar por contagiados ahora y no por cuarentena. Vacunas sobran ahora así que aquel trabajador que quiera se puede vacunar», dijo el referente gremial de la UOM. 

No está claro aún si se le vana descontar días a los trabajadores que no vayan a trabajar por no estar vacunados. Pero en su momento, luego de que el titular de la Unión Industrial Argentina (UIA), Daniel Funes de Rioja, planteara que aquellos trabajadores fabriles que decidan no vacunarse contra el coronavirus deberían dejar de cobrar su salario, Caló, salió a responder y dijo que eso era «una barrabasada».

Como contrapartida, el jefe del gremio de la UOM destacó que «lo que tiene que hacer (la UIA) es persuadir a los compañeros para que se vacunen, no que no le van a pagar el día».

A la salida del encuentro en el Ministerio de Economía, el secretario general de la Confederación General del Trabajo (CGT), Héctor Daer, admitió que se habló del tema del pase sanitario con Vizzotti y Guzmán a la vez que remarcó: «quedamos con la ministra en trabajar el tema. No hay que apurarse por ahora», dijo. También el referente de la central sindical destacó que algunos empresarios remarcaron en el encuentro los problemas que está generando el ausentismo por Covid en las cadenas de producción de muchas compañías.

Los reclamos de los gremios por un pase sanitario laboral obligatorio también llegaron del lado del secretario general del Sindicato de Seguros, Jorge Sola y el secretario general de la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN), Andrés Rodríguez. Los gremialistas coincidieron con los empresarios presentes en la necesidad de poner un freno a los contagios para no interrumpir los procesos de producción.

PLANTEO EMPRESARIAL

Desde el sector empresarial Daniel herrero de Toyota comentó el caso de la automotriz japonesa y su filial en Sudáfrica donde hubo un parate productivo por unos días por la nueva variante del Covid. Pero por el momento en la Argentina esta idea está totalmente descartada

Se menciona además del pase sanitario laboral obligatorio un esquema de trazabilidad de los testeos de manera más rápida para detectar casos en las empresas.

El planteo gremial y preocupación por los aumentos de contagios en las empresas fue avalado por otros referentes empresariales reunidos ayer como Antonio Aracre (Syngenta); Laura Barnator (Unilever) y Verónica Marcelo (Aceitera General Deheza).

Además de Guzmán y Vizzotti, del lado del gobierno escuchaban atentos el ministro de Agricultura, Julián Domínguez y el de Desarrollo Social, Juan Zabaleta

Vizzotti enfatizó en la importancia de preservar la salud de los empleados pero mantener los niveles de productividad, poder difundir los protocolos de salud frente a la nueva variante.

En este marco, el Ministerio de Salud coincidió en destacar la importancia de trabajar todas las políticas de salud implementadas por el Estado para mantener el funcionamiento de la actividad económica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here