El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, anunció este lunes que finalmente no asistirá a la Cumbre de las Américas. En conferencia de prensa, el mandatario confirmó que no irá al encuentro, que se realizará del 6 al 10 de junio en Los Ángeles (Estados Unidos), por no invitar a los gobiernos de Cuba, Nicaragua y Venezuela al encuentro.

Desde hace varios días, López Obrador venía analizando la posibilidad de no asistir a la cumbre. México estará representado por el canciller Marcelo Ebrard. En el medio de esa discusión estuvo el presidente Alberto Fernández, quien finalmente viajará a la reunión de Jefes de Estado.

El presidente mexicano había advertido que asistiría a la reunión con la condición de que todos los países del hemisferio occidental fueran invitados. El mandatario anunció además que en julio tiene previsto ir a visitar a su par estadounidense, Joe Biden, en la Casa Blanca.

«Estados Unidos sigue manteniendo reservas sobre la falta de espacio democrático y la situación de derechos humanos en Cuba, Nicaragua y Venezuela. Como resultado, Cuba, Nicaragua y Venezuela no serán invitados a participar en esta Cumbre», ratificaron desde el gobierno estadounidense en declaraciones a la prensa.

A pesar de la negativa de asistir a la Cumbre de las Américas, López Obrador tiene en su agenda la visita a Biden, según confirmaron funcionarios de la cartera diplomática de Estados Unidos. “Acerca de la Cumbre ya puedo informarle al pueblo de México que no voy a asistir, va en mi representación y la del gobierno Marcelo Ebrard. Y no voy a la Cumbre porque no se invita a todos los países de América y yo creo en la necesidad de cambiar la política que se ha venido imponiendo desde hace siglos”, indicó este lunes en conferencia López Obrador.

Al mismo tiempo, cuestionó la decisión de no invitar a Cuba, Nicaragua y Venezuela al encuentro en Los Ángeles: “La exclusión, el querer dominar sin razón alguna, el no respetar la soberanía de los países, la independencia de cada país”, expresó el mandatario mexicano, son los motivos que generan “diferencias” en la unidad de naciones de la región.

En la conferencia, López Obrador dejó en claro que va tratar con Joe Biden “el tema de la integración de todo América», entre otros puntos que serán parte de la agenda de trabajo para el encuentro de julio próximo. Otros asuntos, adelantó, serán la inflación y la reforma migratoria. Si bien se confirmó la reunión entre ambos mandatarios, aún no se especificó la fecha.

Funcionarios estadounidenses dijeron que los gobiernos de Cuba, Nicaragua y Venezuela no serán invitados a la Cumbre debido a su historial contra los derechos humanos. Pero México y otras naciones de la región tienen vínculos más estrechos con esos países y han calificado la decisión como excluyente.

Las idas y venidas en torno a la asistencia a la Cumbre son indicios de la dinámica cambiante en el hemisferio occidental, ya que algunos países se distancian de Estados Unidos. El exsenador Christopher Dodd, quien actúa como asesor especial para la Cumbre, viajó anteriormente a Sudamérica y se reunió con funcionarios de Brasil, Chile y Argentina. Tras la visita de Dodd, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil confirmó que el presidente Jair Bolsonaro asistiría y planea mantener sus primeras reuniones bilaterales con Biden.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here