Medios y fuentes italianas avivaron rumores sobre el futuro de Francisco y su papado, después de que nombrara 21 nuevos cardenales y anunciara que visitará la la ciudad central italiana de L’Aquila para un festival iniciado por el Papa Celestino V, uno de los pocos pontífices que renunciaron antes de que Benedicto XVI dejara el cargo en 2013.

A sus 85 años, Francisco preocupa al mundo de la Iglesia por sus crecientes problemas de movilidad, que lo obligan a mostrarse en una silla de ruedas.

Cada vez que un Papa elige nuevos cardenales las especulaciones aumentan, no solo por el movimiento que se genera, sino también porque eso significa que la máxima autoridad está eligiendo a su próximo sucesor.

Esos rumores ganaron fuerza la semana pasada cuando Francisco anunció un consistorio para crear 21 nuevos cardenales, previsto para el 27 de agosto. Dieciséis de esos nuevos integrantes tienen menos de 80 años y podrían votar en un cónclave para elegir al sucesor de Francisco.

Una vez que estos nuevos cardenales se sumen a las filas de los jerarcas de la Iglesia, Francisco habrá añadido 83 de los 133 cardenales en edad de votar. Aunque no hay garantías sobre qué podrían votar, el porcentaje aumenta la posibilidad de que se elija a un sucesor que comparta las prioridades pastorales de Francisco.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here