El presidente electo de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, comenzará a entrevistar esta semana a los candidatos para dirigir la petrolera Petrobras, dijeron personas conocedoras de las conversaciones, dando inicio a lo que pueden ser unos meses difíciles para la empresa controlada por el Estado.

Lula, que tomará posesión de su cargo el 1 de enero, ya señaló sus planes para una drástica revisión de Petroleo Brasileiro SA, como se conoce formalmente a la firma.

Según Lula y sus asesores, en el basurero quedó ya la privatización de la compañía. Preparado desde 2019, el plan estaba listo para ser implementado el próximo año si Jair Bolsonaro hubiera sido reelegido, según algunos de sus creadores.

Sin embargo, vuelven al departamento de diseño las inversiones en energías renovables, refinerías, creación de empleo y desarrollo económico regional del tipo que convirtieron a Petrobras en un gigante energético integrado durante la presidencia de Lula de 2003 a 2010.

Cuáles son los cambios que prevé para la compañía

Para llevar a cabo ese reinicio de la estrategia de Petrobras, Lula planea una amplia rotación en los rangos de gestión de primer y segundo nivel de la empresa, dijeron personas familiarizadas con su pensamiento. El equipo de transición de Lula no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

Dada la magnitud de sus ambiciones, Lula tiene poco tiempo que perder. Pero técnicamente podrían pasar de dos a cuatro meses antes de que pueda instalar un nuevo equipo directivo, debido a las nuevas regulaciones.

Las normas de la empresa exigen al menos 45 días para el análisis, la aprobación del consejo de administración y la votación de los accionistas sobre el miembro del consejo que será el próximo director general. Sin embargo, ese plazo más agresivo requeriría que el actual presidente ejecutivo, Caio Paes de Andrade, dimitiera el 1 de enero. Su mandato se extiende técnicamente hasta abril.

Andrade, un exfuncionario del Ministerio de Economía sin experiencia previa en el sector petrolero, no ha dado ninguna indicación hasta ahora de que esté dispuesto a hacerlo, según sus allegados. Petrobras declinó hacer comentarios en nombre de Andrade.

Bolsonaro, que lo nombró, ha evitado ceder públicamente ante Lula, su némesis política, y pocos esperan que colabore de forma voluntaria con la transición gubernamental.

La dirección de Petrobras está preparando una presentación de 90 diapositivas, diez de cada uno de los altos ejecutivos, incluido el presidente ejecutivo, para el equipo de transición de Lula, como parte del traspaso formal, según fuentes de la compañía.

Hasta la semana pasada, Lula no había tenido ninguna conversación directa con los candidatos al puesto más alto de Petrobras, según personas conocedoras del asunto, aunque se elaboró una lista corta.

Entre ellos se encuentra el senador Jean Paul Prates, que todavía no ha sido invitado al puesto pese a haber viajado con Lula en un jet privado a la cumbre del clima COP27 en Egipto.

Prates fue asesor en política energética durante la campaña, pero su nombramiento puede encontrar obstáculos debido a su campaña para la alcaldía de Natal en 2020. Un decreto presidencial prohíbe el nombramiento de un CEO que haya realizado una campaña electoral en los últimos 36 meses.

Otros candidatos son el exgobernador de Bahía Rui Costa, un estrecho aliado de Lula, y Magda Chambriard, exdirectora del regulador de petróleo y gas ANP, que en su día trabajó en Petrobras.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here