Cuatro escuelas sufrieron robos y daños en los últimos días en el norte

Los directores pagan serenos, pero piden auxilio a las autoridades.

0
114

En Pichanal es alarmante el nivel de robos que sufren las escuelas en pleno receso escolar. Y no solo son robos de elementos de suma importancia para el funcionamiento de los establecimientos, sino también daños estructurales. Se sospecha que jóvenes delincuentes podrían estar detrás de todo esto. Los hechos comenzaron como sucesos aislados, pero con el correr de los días la reiteración de los casos con la misma modalidad hicieron crecer la hipótesis de que se trataría de un mismo grupo.

Al menos cuatro instituciones educativas de la localidad norteña reportaron sustracciones de todo tipo: inodoros, anafes, elementos de cocinas, muebles y muchos metros de cables. Las denuncias policiales fueron hechas, pero el saqueo parece no tener fin en la zona.

La Escuela Nº 4286 Juan Domingo Perón fue víctima de dos robos consecutivos. «Entraron y destrozaron cableados de una galería, de instalaciones eléctricas y dejaron sin luz a la escuela, el terreno propicio para volver entrar, y así lo hicieron», expresó la directora Silvina Riera. La docente contó que se realizaron las denuncias correspondientes en la comisaría, pero que no recibió ningún tipo de respuesta.

«Se presume que pueden ser las mismas personas, porque a la noche siguiente volvieron a entrar y se robaron otra parte de la instalación eléctrica. A partir de allí tomé medidas de manera personal y me hice cargo, aun estando de vacaciones. Tuve que pagar los gastos de un sereno y fui a comprar los cables para hacer la instalación de nuevo», añadió.

Riera sostuvo que junto a otros directores de escuelas que pasan por el mismo flagelo se realizaron dos notas, una dirigida al jefe de la comisaría local, por la cual se solicita mayor celeridad en los casos y un patrullaje permanente, y la otra al intendente Sebastián Domínguez. «Le pedimos que por favor arbitre los medios para que nos designen serenos, mediante las autoridades», expresó.

Sin embargo, la directora recordó que solicitó hace ya unos años la incorporación de personal de maestranza, lo cual nunca fue concedido por parte de las autoridades en la materia.

«Son varias las escuelas que se encuentran bajo esta situación y que sufrieron pérdidas hasta de computadoras, escuelas primarias y una escuela técnica», aseguró.

La directora Riera anheló que durante este 2023 las autoridades ministeriales se hagan eco de los viejos y nuevos pedidos; en pocas palabras, que designen serenos.

«Durante todo el año hay robos en las escuelas, sobre todo en esta época. ¿O por qué no designan a la gente que tienen planes, y que son muchos», se preguntó la docente.
Más de medio millón de pesos en cables

A la Escuela Nº 4152, Reconquista, una de las más grandes de Pichanal, le fue peor. «Un vecino nos avisó que unos chicos salían de la escuela con cosas en las manos, era de noche y en medio de la lluvia», dijo José Molina, el vicedirector, haciendo alusión a lo que ocurrió el domingo pasado. «La escuela fue violentada, rompieron la reja de un portón, ingresaron al depósito, se llevaron un anafe grande y todo el material de cocina, luego nos damos cuenta de que faltaba un armario con elementos de limpieza», contó Molina a El Tribuno.

Pero la desazón no terminó allí. Al seguir inspeccionando el establecimiento encontraron los baños vacíos y destruidos, ya que se llevaron seis inodoros, y la pérdida de al menos 150 metros de cables. Para tener una idea de la magnitud de este robo, el docente contó que el metro de cable lo adquirieron a un costo de $3.200 pesos. «Es lo que más lamentamos, porque hicimos un trabajo para colocar los aires acondicionados, porque tenemos aulas con techos bajos y de chapa, pero se llevaron todo el cableado».

Molina explicó que esa obra costó más de medio millón de pesos y fue realizada con aportes de la cooperadora escolar, de los padres de los alumnos y de la comunidad.

Los robos en ese lugar se sucedieron hasta la noche de este lunes. «Esta mañana (por ayer martes) me buscó el personal policial y nos damos con que rompieron otra vez los candados, y comenzaron a llevarse los platos y tazas, elementos de menor valor, pero que nos hace falta», continuó.

Además, los malvivientes rompieron caños de una instalación de gas, lo cual si no se arregla a tiempo no se podrá cumplir con el inicio del ciclo lectivo previsto para el 27 de febrero.

Molina, al igual que su colega Silvina Riera, se tuvo que hacer cargo del pago de un sereno hasta que alguna autoridad se haga eco de esta dramática situación. Los otros establecimientos que reportaron robos y daños son La Abanderada y el Juan XXIII, según contaron los docentes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here